Trisquel Centro de Estética en Redondela

KOBIDO

Un lifting facial con resultados visibles desde la primera sesión.

El Masaje Facial Japonés es un tratamiento magnífico que combina la Medicina Tradicional Japonesa con las técnicas de masajes actuales cuyo objetivo es reparar el tejido facial, ralentizar y prevenir el envejecimiento y liberar la tensión bloqueada en nuestros músculos faciales y del cuello. Podríamos decir a grandes rasgos que se trata de un masaje rítmico que estimula el sistema nervioso, mejora la circulación de la sangre y el flujo linfático, tonifica y relaja los músculos y equilibra la energía de nuestra tez. Este masaje no trata únicamente la capa superior de la epidermis sino que trabaja profundamente los meridianos y los denominados tsubos faciales o canales energéticos del cuerpo. Esta técnica se realiza en el escote, cuello, rostro y cráneo. En ella se realizan movimientos de rodamiento, percusión, golpeteo, fricciones, pellizqueo, bombeo. Todos estos movimientos son rápidos, rítmicos, intensos y nada monótonos, con la excepción de las pieles sensibles y reactivas con cuperosis, rosácea, acné, etc que nos obliguen a hacer maniobras más lentas y suaves.  

 Es el tratamiento natural más efectivo para mejorar la condición de la piel. Se trata en suma de un masaje ancestral combinado que técnicas actuales que ralentiza el proceso natural de envejecimiento de la piel y que además aporta beneficios para aliviar problemas o dolencias de origen tensional como las cefaleas, migrañas, bruxismo, alopecía, etc. Siendo ya no sólo un masaje estético sino también ligado al concepto de salud. Es adecuado para todo tipo de personas, hombres y mujeres que tienen estrés, arrugas, flacidez, insomnio, nerviosismo y dolores de cabeza.

Con el Lifting Facial Japonés se da forma al óvalo facial, levantando los tejidos gracias a la estimulación de puntos energéticos cuya acción mejora también el estado de salud físico y mental. Una sesión produce una profunda relajación en el rostro, sensación que se extiende a todo el cuerpo. Con un tratamiento prolongado, conseguiremos la atenuación y difuminar las líneas de expresión.

                                                                                                                                                                       María Alejandra Condines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.